¿Qué venezolano no se ha reído alguna vez con Emilio Lovera? El humorista, prodigio de las voces y creador de míticos personajes del programa Radio Rochela como El Waperó, El Chunior, El Portu Francisco, Palomino Vergara o Chepina, se encuentra de visita en España para presentar su nuevo show cómico y musical, El Autobús “Reloaded”, junto al cuatrista Jorge Glem del grupo C4Trío.

En un encuentro con periodistas de la asociación Venezuelan Press, Emilio Lovera dejó claro que el humor es una cosa muy seria. Vestido como un “chamo” más, con la gorra al revés, el llamado “hombre de las mil caras” ofreció un discurso sereno y bien articulado sobre las dificultades de hacer reír en la Venezuela de hoy.

Opositor al chavismo a cara descubierta, Lovera confía en la magia de la risa para sobrellevar los malos momentos. Por eso recomienda, ante las adversidades, dar un paso atrás y esperar “un ratico” para reposarlas: “La tragedia, con la distancia, se convierte en comedia”.

Y si algo sabe hacer el venezolano es un chiste de todo. Según Lovera, la “poca seriedad” es un rasgo característico de su país y él predica con el ejemplo. Contó, arrancando carcajadas de los periodistas, la tensa relación que ha mantenido con el gobierno de Hugo Chávez, y luego de Nicolás Maduro, y las numerosas veces que se ha visto sometido a inspecciones de impuestos por el Seniat, el organismo de administración tributaria venezolano. “El Seniat se presentaba en la oficina y nos pedía papeles de 2011, por ejemplo. Y luego nos ponía una multa millonaria porque faltaba la factura de 45 bolívares de una tapa de una poceta (váter)”.

Emilio Lovera en Madrid

Encuentro con periodistas venezolanos. Foto: Venezuelan Press

Preguntado sobre si los comediantes deben tomar posiciones politicas, Lovera es tajante: “Todos las dictaduras persiguen, históricamente, al humorista. Y cuanto más ignorante es el poder, más agudo es ese ataque”.

A pesar de los pesares, de cambiar de rutinas automáticamente por temor a la delincuencia, Emilio Lovera sigue viviendo en Venezuela y haciendo giras nacionales con sus espectáculos. “Alguien tiene que quedarse para apagar la luz y cerrar la puerta”, ironiza.

Sin embargo, ahora viaja más que nunca. Cuando los venezolanos empezaron a irse, en algún momento echaron en falta el humor patrio, reclamando shows con comediantes nacionales. Así, Lovera y otros cómicos de su misma cuerda (como Laureano Márquez, Claudio Nazoa, Luis Chataing o Amílcar Rivero), exportaron sus chistes más allá del Ávila. 

Lovera se ha presentado en 25 países, algunos tan insólitos o lejanos como Omán, Yemen, Australia, Dubai o Israel. Tras tanto viajar, la conclusión a la que ha llegado Emilio Lovera es que el miedo acompaña a los emigrantes venezolanos allá donde vayan. “En Venezuela tenían miedo a los choros (delincuentes) y una vez que han salido le tienen miedo a la ley”.

Emilio Lovera en Madrid con su show El Autobús Reloaded

Emilio Lovera en Madrid con su show El Autobús Reloaded

Con más de 35 años de experiencia, Emilio Lovera, responsable de personajes que son parte del acervo cultural de los venezolanos, extraña sobre todo la radio. Porque fue en la radio donde desplegó su talento innato para las imitaciones y la que le abrió la puerta de su casa durante más de dos décadas, el canal RCTV y su emblemático programa de humor, Radio Rochela. “Soy, sobre todo, un actor de voces”, cualidad que ha manifestado de sobra en uno de sus grandes éxitos, La isla presidencial.

¿Su personaje preferido de entre todos los que le dieron fama? Lovera dice que el mejor es aquél al que le dedicó la mayor energía en su momento. Es decir, todos. Pero ahora, con otro tipo de combustible vital, disfruta de la creación de sus espectáculos y de sus caracterizaciones, que son la suma de pequeñas imitaciones.

El show que le ha traído a España, El Autobús “Reloaded”, junto al cuatrista Jorge Glem del grupo C4Trío, se ha presentado en Barcelona el pasado domingo 22 de mayo. La cita en Madrid es el viernes 27, a las 21 horas, en el teatro Calderón. Emilio Lovera promete risas, por supuesto, pero asegura que quienes asistan a este recorrido por los comportamientos de los venezolanos de las diferentes regiones del país, descubrirán anécdotas desconocidas de su añorada tierra. Palabra de Emilio Lovera. O lo que es lo mismo: palabra de El Waperó, El Chunior, El Portu Francisco, Palomino Vergara, Chepina, El Colombiano…